Viaje a África sin Cagaleras

O bien podríamos titularlo: “¡cómo irte a África y no cagarte en el intento!”

 

A decir verdad nos trajimos cuatro rollos de papel higiénico, pero a mitad de viaje aun solo hemos usado uno. A tenor de lo que teníamos oído eso era una misión imposible, todo dios pilla cagaleras cuando viene a África, si no es por el agua, es por la comida de un puesto callejero, la fruta sin pelar, las ensaladas lavadas con agua de grifo o bebidas locales hechas con este mismo agua.

De hecho, estuvimos echando un vistazo al librito de recomendaciones para viajeros que nos dieron en medicina exterior y pocas son las que hemos respetado: NO hemos bebido agua del grifo salvo un trago al limpiarnos los dientes; toda el agua que hemos consumido ha sido o embotellada o filtrada con una bomba con filtro de carbono que hemos traído, al menos durante un mes y diez días; a partir de ahí hemos cambiado radicalmente al agua de grifo. Pero, por lo demás, hemos comido en restaurantes, puestos callejeros, tugurios varios, en las casas de las familias que nos alojaban lo mismo que comían ellos y en su estilo. Hemos comido la fruta pelada, pero muchas veces la lavan después de pelarla con agua del grifo o del pozo, hemos bebido cualquier bebida que nos han ofrecido de las tradicionales de las zonas visitadas, hemos comido muchas ensaladas en muchísimos lugares y, hasta hemos comido comida cocinada en la calle al lado de unos buitres que acababan con los restos de carne de las pieles de vacas puestas al sol para secarse; todo eso comido en el suelo de una carnicería africana que, para quien ha estado aquí, ya sabe lo que eso significa… salubridad cero, no, menos veinte.

¿Cómo lo habéis conseguido? Os estaréis preguntando. Es sencillo, lo mismo que probamos allí donde vamos las cosas locales, los remedios caseros, etc. probamos los remedios y cosas que nos recomiendan amigos en Bilbao. Y, esta vez, le comentaron a Gosia que existía el extracto de una cereza japonesa que fortalecía el estómago y evitaba las, tan temidas, cagaleras del viajero.

Pensareis que yo tengo un estomago del copón, pero no es así, ese es el caso de Gosia, pero yo, tengo el estómago tan débil que en Bilbao tengo descomposición un día de cada tres. Incluso, nos dimos una vacuna que nos recomendaron para evitar las cagaleras del viajero en medicina exterior y me pasé las siguientes semanas hasta el viaje igual que siempre. Por eso mismo, el invento este en el que no tenía ninguna confianza dada mi fragilidad estomacal, me ha sorprendido gratamente y será algo que me acompañe en los siguientes viajes. Se llama Pastillas de Umeboshi y lo que contiene es Ume en polvo (prunus mume) en un 45%, arroz dulce en polvo, fruta de umeboshi 23% (ume, sal marina, hojas de shiro, perilla frtescens). Por lo visto, también se puede comprar la cereza en sí, marinada, con el mismo resultado. Pero como eso no lo he probado no puedo hablar de ello.

Por otro lado, aprovechando el artículo, otra cosa importante y temida en África para el viajero, no tanto para locales que están acostumbrados a vivir con ello, son los mosquitos y el paludismo o malaria. Bueno, aquí sí que vinimos con un arsenal: Camisetas de manga larga para el atardecer y noche que es cuando salen los mosquitos (durante el día ni rastro en la mayoría de los sitios), crema antimosquitos y repelente más profiláctico para la malaria. Ahora sí, no hemos traído el de las todopoderosas y omniscientes farmaceuticas. No porque no lo hayamos comprado, que sí, tenemos tres cajas de Malarone. Lo que pasa es que cada caja cuesta 26 euros, para el tratamiento de profilaxis para viajar dos meses, a doce pastillas que tiene la caja, son 9 cajas por persona. Echad cuentas. Además lees el prospecto y es peor el remedio que la enfermedad, te da exactamente los mismo síntomas que la malaria, además de cagaleras continuas y foto-sensibilidad. Foto sensibilidad en África tiene que ser un dolor de cabeza insoportable y continuado, pues la luminosidad de este continente es increíble, incluso cuando se nubla.

Por eso, además de porque la profilaxis solo “previene” la infección de la malaria en un 60%, es decir, es lo mismo que jugársela no tomando nada a un 50% de posibilidad de que te pique un mosquito infectado con la enfermedad, puede que sí, puede que no. Y, aun así, nosotras os hemos traído otra profilaxis, homeopática, que tampoco dará un porcentaje mayor de protección seguramente, pero no tiene efecto secundario alguno y es infinitas veces más barato. Con un solo bote de la medicina homeopática que nos costó 17 euros, llega para los dos meses.

Nosotras hemos comprado la profilaxis (China Rubra 9CH) y, además, otro que se supone que repele los mosquitos (Ledum Palustre 5CH) que costaba otro tanto, y de esta forma aumentamos las posibilidades de que no nos toque coger la malaria.

Lo del repelente de mosquitos, ya os comento que no es la panacea, es decir, hay que usar una crema o espray antimosquitos y permetrina en la ropa, tal y como se recomienda. Sino, picar, pican. Igual menos que a las personas que estén al rededor, pero no evita el 100% de los picotazos. Y la medicina profiláctica, bueno, pues al igual que la química de las farmacéuticas, es tener fe. No evita la infección en un 100%, pero por lo menos nos metemos menos mierda química al cuerpo y, en más de un mes de viaje, ni cagaleras, ni malaria, ni apenas picotazos de mosquitos hemos tenido. De hecho, hemos llegado a pensar que la mayoría de las cagaleras del viajero, no son realmente por ningún producto local, sino los efectos secundarios del medicamento antipalúdico, como puedes leer en su prospecto.

Por todo esto, creo que le seguiré dando una oportunidad a este tipo de medicinas en contra de lo que nos venden las grandes empresas y multinacionales farmacéuticas que vilipendian estos fármacos como que no están suficientemente probados, cuando luego, los suyos tampoco te evitan nada, y los venden mucho más caros y con más efectos secundarios.

One thought on “Viaje a África sin Cagaleras

  1. Pedro el de heidi

    Lo siento Belda.

    http://www.elmundotoday.com/2014/06/un-vertido-de-productos-homeopaticos-se-salda-con-cero-consecuencias/

    Recuerda decir no a las farmaceuticas y pedir unas pastillas de azucar cuando te tengan que meter un hombro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>